Intervenciones artísticas

Una intervención artística sucede cuando personas, productos o prácticas del mundo artístico penetran en una organización para desencadenar determinados cambios ya sea en toda la organización o en una parte de ella. Es por tanto un concepto muy amplio, que puede abarcar cualquier disciplina artística, cualquier organización o empresa, con objetivos muy diversos y duraciones variables. Por tanto, no existen dos proyectos iguales. Cada intervención es diferente y única.

Si uno de los retos más importantes de las organizaciones consiste en ser capaz de anticiparse continuamente a los cambios, estar alerta, ser flexibles y adaptarse, las personas que integran cualquier organización deben hacerlo también.

Cualquier empresa bien posicionada hoy debe anticiparse continuamente a los cambios para poder seguir siendo competitiva en el futuro. ¡Y el futuro es hoy mismo!

¿Por qué y para qué innovar?, ¿Hasta cuándo puede sobrevivir una empresa que no innove?;  ¿qué cualidades serían deseables para afrontar esa innovación?

Reflexionar sobre estas preguntas nos llevan a pensar que el motivo básico de la innovación es satisfacer las demandas de la sociedad, no sólo en cuanto a los productos y servicios que necesitan o desean, sino en cuanto a lo que las empresas son capaces de retornar  a la sociedad que les acoge y nutre en todos los sentidos. Esto, que se ha dado en llamar responsabilidad social corporativa, tiene innumerables facetas, resortes sobre los que actuar de forma responsable.

También los trabajadores están sujetos a este ritmo de cambios. Cada puesto de trabajo cambiará y se requerirán nuevas habilidades, nuevas competencias que seguramente hoy no podemos imaginar. Debemos  tomar conciencia sobre la importancia de ser capaces de dirigir nuestras vidas, de aportar lo mejor de cada uno y afrontar los retos y los cambios de manera positiva.

Para las empresas, ya no es suficiente con cumplir los parámetros puramente económicos y financieros, sino que deben asumir su papel como parte fundamental de la sociedad, como engranaje entre la economía y el resto de la sociedad en la que están inmersas.

Nuestra contribución se basa en introducir en la empresa las prácticas artísticas con el objetivo de situar a las personas como el centro y motor de cualquier organización, y por tanto reconocer que sus sentimientos y emociones han pasado a ser una de las claves del fututo y el éxito de la organización. Si uno de los retos más importantes consiste en ser capaz de anticiparse continuamente a los cambios, estar alerta, ser flexibles y adaptarse, las personas que integran cualquier organización deben hacerlo también.

Aparentemente ambos mundos se miran con recelo. ¿Cómo podemos cambiar estas percepciones para generar confianza mutua y beneficiarnos de la relación?

Todos tenemos un papel importante en la sociedad y ante la pregunta: ¿Qué puede el arte hacer en  favor de las empresas? Proponemos algunas respuestas:

  • Mejorar el trabajo en equipo para que llegue a ser trabajo colaborativo
  • Puede ayudar a explorar nuevas formas de interpretar
  • Aportar valores sociales y colaborativos
  • Enriquecer las relaciones interpersonales
  • Mejorar la comunicación en la organización
  • Favorecer la creatividad y la innovación
  • Aportar soluciones creativas a problemas cotidianos

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.